LA IMPULSORA DE LA LEY MICAELA ACOMPAÑO EL CIERRE DE LA SEGUNDA EDICIÓN DE LA CAPACITACIÓN EN PERSPECTIVA DE GENERO DE DIPUTADOS

El cierre de la segunda edición de este año de la capacitación en perspectiva de Género, llevada adelante por el Programa de Capacitación de la Cámara de Diputados, contó con la importante participación de quien impulsó la Ley Micaela, Flora Acselrad. Además, para esta segunda etapa no solo se formó a los trabajadores y trabajadoras de Diputados sino que también se incluyó a supervisores y supervisoras del Ministerio de Educación y funcionarios de la Municipalidad de Valle Viejo.

En la oportunidad, Acselrad agradeció al equipo coordinador y a las personas que se capacitaron ya que “en este momento triste para la humanidad por la pandemia, tuvieron la fuerza de realizar la capacitación, de llevarla adelante”. Luego, la profesional del derecho realizó un recorrido histórico participativo por el camino que llevó a la sanción de la Ley Micaela. Tras exponer los hechos en distintos años que encaminaron la iniciativa destacó que la estructura de la ley “incluye a las personas de los tres poderes del Estado más allá de sus cargos y jerarquías, invita a mirar más allá de la formalidad del cargo”.

Acselrad también explicó que la ley Micaela “establece un seguimiento cualitativo y a la vez un seguimiento sobre la evolución en la capacitación ya que no se trata de que la gente tenga un certificado sino cambiar la cultura, transformar”. En este orden de ideas, resaltó tres puntos importantes de la ley: “Es una medida no punitivista (no persigue un castigo) de altísimo consenso social, es la legitimación de la capacitación como una herramienta para erradicar la violencia, y es la popularización del compromiso, donde todos y todas recordamos la sonrisa y sueños de Micaela”.

Por su parte, la presidenta de la cámara baja, Cecilia Guerrero, indicó que el hecho de haber contando con la participación de Acselrad en el cierre de esta edición ”tiene un altísimo significado para todos y todas”. “El interés mayor con la implementación de la ley es lograr sembrar en el corazón de cada uno y una la semilla de la rebeldía, la denuncia, de un nunca más a las actividades violentas ni estructuras patriarcales, de que es posible una sociedad más justa, sin violencia, donde los derechos humanos de cada ciudadano y ciudadana sea respetados siempre y bajo toda circunstancia” subrayó.

Sobre el cierre de sus palabras, la titular de Diputados evaluó que “habremos cumplido el objetivo cada vez que una persona se decide a transformarse para contribuir a una sociedad de iguales y libres de violencia”.