RECONOCIMIENTO A LOS TRABAJADORES GASTRONÓMICOS

En el punto Homenajes, de la Cámara de Diputados, que preside Fernando Jalil, el diputado Juan Carlos Rojas, se refirió y destacó el trabajo de los trabajadores gastronómicos.

“Hoy quiero expresarme como trabajador gastronómico que tiene el orgullo de conducir el gremio de Trabajadores Hoteleros y Gastronómicos de la provincia; para hacer referencia al día que conmemora a nuestra actividad: el 2 de agosto de cada año”, señaló el diputado.

“Esta fecha tiene un fundamento institucional cuando en el año 1904 los trabajadores hoteleros y gastronómicos comenzaron a sindicalizarse en distintas zonas del país por rama de actividad, dando lugar a sindicatos de cocineros, mozos, mucamas, barman, o por ejemplo, de cocineros, mozos y afines, cuando el gremio agrupaba a varias ramas.

A partir del año 1944, comienza a gestarse un nuevo proceso por el cual, los sindicatos que se habían creado en cada especialidad perteneciente a una misma región, se fueron agrupando para dar así origen a asociaciones de trabajadores de mayor envergadura y con un ámbito geográfico de actuación más amplio.

Con fecha 2 de agosto de 1948 se constituye la Federación Obrera Argentina de la Industria Hotelera (Foaih), que obtiene, a través de la Resolución Nº 49/49 de la Secretaría de Trabajo y Previsión de la Nación, la personería gremial que lleva el nº110. (por eso se dispuso esta fecha como día del trabajador hotelero gastronómico)”, agregó.

Destacó además que “esta Federación agrupa a todos los gremios de las ramas hotelera y gastronómica que se habían constituido en todo el territorio nacional a lo largo de más de 40 años.

Posteriormente, el 25 de agosto de 1955, la Foaih modifica su naturaleza jurídica, transformándose en un único sindicato denominado Unión de Trabajadores Gastronómicos de la República Argentina (Utgra), cuyos estatutos son aprobados por Resolución Nº 160/55 del Ministerio de Trabajo y Previsión de la Nación, manteniendo la personería gremial Nº 110 que le fuera otorgada de la Foaih.

Con el advenimiento de la Revolución Militar del año 1955, la Utgra pierde su personería gremial. Recién le es restituida por Resolución Nº 13/66 del Ministerio de Trabajo y Previsión de la Nación el 14 de Enero de 1966.

En 1977 el Gremio es nuevamente intervenido, esta vez por el gobierno de facto.

Esta situación se extiende hasta el 23 de octubre de 1985, oportunidad en que el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social de la Nación, luego de una larga lucha mantenida por los trabajadores para recuperar su Gremio, convoca a elecciones. Mediante el voto democrático la Utgra vuelve a ser dirigida por sus legítimas autoridades.

A fines de 1999 vuelve a modificarse el nombre, para pasar a llamarse Unión de Trabajadores Hoteleros y Gastronómicos de la República Argentina (Utgra), manteniendo su personería gremial.

En 2004, a raíz del crecimiento exponencial de la actividad turística, ese estatuto pasa a llamarse Unión de Trabajadores del Turismo Hoteleros y Gastronómicos de la República Argentina.

En una economía de ajuste y crisis, la familia prioriza los gastos en primeras necesidades, como resultado hay una fuerte caída en el sector.

Una política de reducción de los feriados puente favorece la producción de algunos sectores, pero limita el turismo provocando otro nuevo impacto en el sector.

Los costos de la energía impactan de lleno a cada ciudadano, pero no olvidemos que dispara los costos operativos del sector, resultado, hay achicamiento.

A diferencia de las grandes mega polis donde los complejos turístico-hoteleros pertenecen a corporaciones multinacionales; nuestra provincia se caracteriza por emprendimientos familiares de escaso nivel de inversión. Esto significa en muchos casos Trabajo en Negro y sueldos exiguos”, refirió durante su alocución Rojas.

Dijo además que “la UTHGRA como organización sindical desde su origen allá por 1944 trabajo mucho y duro para proteger la clase trabajadora, eliminando el laudo y el cubierto (modo vergonzoso de pago por porcentaje); reclamando derechos esenciales como el derecho al descanso; al trabajo registrado, el acceso a las coberturas de salud; el derecho a la profesionalización dotándolo de centros de capacitación de excelencia y por sobre todas las cosas a tratar de garantizar igualdad de fuerzas en la lucha para poner un límite al capitalismo voraz”.

“Hace unos días leí un artículo donde se hacía mención a la introducción de la robótica en la actividad laboral y la pérdida de empleo que esto significaría pero, si hay algo que no se puede reemplazar es ese gesto de cordialidad de cada mozo o moza tiene cuando se acerca a atender la mesa donde cada vecino solo, con amigos o con su familia se sentó; que decir de quienes están en la cocina que saben interpretar el punto justo de condimentación y cocción de lo que pedimos para comer.

Quien puede cambiar el gesto de amabilidad de un conserje cuando llegamos a un hotel por una máquina, un absurdo. Mucho menos de la mucama que siempre con su cordialidad nos indica adonde ir cuando estamos de turismo.

No debo olvidarme de esos compañeros que atienden los comedores de todas empresas mineras del país, o de quienes se desempeñan en los hoteles alojamiento, pubs y rotisería.

Trabajamos todo el año, no tenemos fiestas de fin de año ni vacaciones en las mismas fechas que el resto de los trabajadores; cuando muchos descansan o gozan placenteramente de ese merecido descanso nosotros estamos en la tarea de atender a cada persona para que esta disfrute su momento.

Es por ello que va el reconocimiento para todos mis compañeros y compañeras”, concluyó el legislador, tras solicitar un aplauso a los trabajadores gastronómicos de la Cámara, que “dan muestra cabal de lo que es nuestra actividad”, concluyó el legislador.