Reconocen a profesionales catamarqueños premiados por sus aportes contra el bullying

La Cámara de Diputados, declaró de interés parlamentario y expresó su reconocimiento a la Dra. Agustina Messeri y al profesor Gabriel López, ganadores del premio “Aportes a la Educación” otorgado por la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional de Córdoba, en el marco del II Congreso Internacional de Neurociencia, Coaching e Inteligencia Emocional. La iniciativa fue presentada por el diputado Francisco Monti.

El legislador indicó que Agustina Messeri, es abogada y coach en Programación Neurolingüística, junto con Gabriel López, docente investigador de la Universidad Nacional de Catamarca, y resaltó que se trata de “una iniciativa que resalta por su calidad y originalidad en sus presentaciones”.

“El trabajo elaborado y propuesto, consiste en utilizar las herramientas del coaching, la programación neurolingüística y la inteligencia emocional para enfrentar el bullying en los establecimientos educativos”, indicó tras valor el aporte realizado por estos dos profesionales.

Recordó que el bullying es el maltrato físico y/o psicológico deliberado y continuado que recibe un niño por parte de otro u otros, que se comportan con él cruelmente con el objetivo de someterlo y asustarlo, con vistas a obtener algún resultado favorable para los acosadores o simplemente a satisfacer la necesidad de agredir y destruir que éstos suelen presentar.

Asimismo, enfatizó que el bullying implica una repetición continuada de las burlas o las agresiones y puede provocar la exclusión social de la víctima.

“Puede haber muchas perspectivas para analizar el fenómeno del bullying o acoso escolar. Una de ellas es la que lo aborda desde la creciente incidencia en la vida escolar, lo que puede resultar más eficaz para dimensionar las implicancias de este fenómeno en su costado humano es analizarlo en función de la angustia, la impotencia, la vergüenza y la frustración que provoca en la víctima del acoso. O en su círculo afectivo más íntimo”, señaló el legislador.

“Es decir, salir de la objetividad para sumergirse en la dolorosa subjetividad del problema. Asumir esta perspectiva significa empatizar, ponerse en el lugar de las personas que están sufriendo. Y desde ese territorio, en el que prevalece lo emocional por sobre lo racional, asumir la necesidad de producir las transformaciones necesarias para prevenir los casos de bullying. O sancionar convenientemente a aquellos que lo han cometido, aunque ese desagravio sea una reparación insuficiente”, agregó.

Comentó además que propuesta llevada a cabo por los profesionales, consiste en hacer foco en el docente para que desde allí, pueda autogestionar sus emociones y acompañar de ese modo a los alumnos que están sufriendo directamente esta situación de bullying, entre el agresor y la víctima, como así también en los compañeros que son observadores y los progenitores.

“ En efecto, cuando se da esta situación en el marco del establecimiento educativo, más precisamente en el aula, los alumnos quedan afectados y también el docente ya que es el primero en el que repercute la situación problemática de mención.

Se trata de allanar el camino a los fines de obtener una pronta resolución de las disputas lo que implica la intervención en el proceso del docente capacitado, cuyo papel consiste en asistir a las partes en su efectiva comunicación, en el análisis del conflicto y en la búsqueda de una solución aceptable para todos.

De esta manera, cada establecimiento escolar deberá elaborar su propio protocolo de actuación, a través del coaching que focaliza su trabajo en que la comunicación sea eficiente.

En efecto, la actitud que asumen las autoridades y docentes de los establecimientos educativos es fundamental para resolver los problemas de bullying que se plantean y prevenir otros. De modo que lo que resulta imprescindible es el diseño de un protocolo de aplicación urgente, obligatoria y permanente, a seguir ante las evidencias de casos de acoso escolar, una mirada orientada a responder con eficacia a estas agresiones”, sostuvo Monti.

Orgullo catamarqueño

Jorge Sosa Diputado, celebró el reconocimiento de la Cámara baja y comentó que en el seno de la misma se ha trabajado sobre la problemática de violencia escolar y que existen otras iniciativas analizándose para ser sancionadas y avanzar al respecto.

Felicitó a los dos jóvenes profesionales y en lo personal a la doctora Messeri a quien dijo tiene un gran afecto y dijo que se trata de “una mujer catamarqueña, madre, docente y excelente profesional”.

La diputada Analia Brizuela saludó a los profesionales e indicó la satisfacción de que por hechos como estos se conozca a Catamarca en otros lugares del país. Dijo que sin duda a partir de la experiencia pueden contribuir con esta cámara en el debate de iniciativas que aborden la problemática.

El diputado Manuel Isauro Molina expresó también sus felicitaciones e indicó que son muchos los esfuerzos de la Provincia para mejorar la calidad de vida de las instituciones en este sentido.

Sigamos trabajando en darle mayores herramientas a los docentes que son los que trabajan con nuestros hijos”, señaló sobre el final tras agradecer el reconocimiento, el profesor Díaz