PROSPERÓ EL CENTRO INTEGRAL PARA VARONES EN SITUACIÓN DE VIOLENCIA

Los legisladores de la cámara baja dieron media sanción a un proyecto de ley unificado, como resultado de dos iniciativas similares presentadas por Natalia Saseta y Juan Denett para crear un Centro Integral Para Varones en Situación de Violencia (C.I.P.V.S.V.). El Centro en cuestión asistirá a aquellos varones que sean derivados por orden del Poder Judicial o bien que se acerquen voluntariamente al mismo.

El objetivo es trabajar de manera integral a fin de evaluar, asistir, educar, reeducar, reinsertar, rehabilitar y concientizar a varones que ejercen o han ejercido violencia para lograr la modificación de su conducta y su reeducación- A la vez, promoverá el ejercicio de una masculinidad comprometida con la igualdad, concientizará sobre nuevas formas de masculinidad y perspectivas de género y apuntará a crear vínculos afectivos sanos dirigidos a la prevención y eliminación de todo tipo de violencia. A la par brindará asistencia a los hombres víctimas de violencia familiar.

Saseta destacó la unificación de la iniciativa y la buena voluntad de su par de trabajar en leyes que aporten cambios a las políticas de género sin distinciones partidarias. Indicó que el Centro Integral para varones tiene carácter interdisciplinario, funciona de manera articulada e integral, priorizando el trabajo en redes y en territorio con los distintos organismos y reparticiones nacionales, provinciales y municipales que realizan tareas de acompañamiento, asesoramiento y contención a víctimas de violencia familiar y de género. Al ser de carácter interdisciplinario, se constituye en su estructura por profesionales capacitados en perspectiva de género, conformándose un gabinete especializado a tal fin.

El Centro Integral para varones asiste no sólo a los agresores, sino también a los que voluntariamente decidan someterse a este tratamiento a los fines de crear un nuevo tipo de masculinidad. Los talleres se destinan a todo varón sin limitación de edad.
Por su parte, Denett comentó que si bien “eran dos proyectos distintos en su forma pero en esencia iguales, porque estos temas no tienen banderías políticas y nos ocupa a todos. Como Estado debemos abordarlo de manera integral no sólo ocupándonos de las víctimas, sino también enfocándonos en los agresores”.