Presentan ley sobre selección de secretarios, funcionarios y empleados del Poder Judicial

Ingresó a la Cámara de Diputados, que preside Fernando Jalil, un proyecto de ley que establece un Régimen de Selección para la designación de Secretarios Judiciales, Funcionarios con Rango de Secretario Judicial y Empleados del Poder Judicial de la Provincia de Catamarca.

En los fundamentos de la iniciativa, presentada por los diputados Adriana Díaz, Daniel Lavatelli, Horacio Sierralta y Armando Zabaleta, se indica que “la ley orgánica del Poder Judicial de la Provincia de Catamarca que data del año 1970, demuestra hoy ser antigua y vetusta. De cara a los cambios y exigencias de una nueva sociedad que muta con el pasar de los tiempos y que demanda “celeridad judicial, calidad de las decisiones judiciales, como así también la incesante búsqueda de una Justicia Independiente, en la cual volver a recobrar su confianza”, esta reforma deviene imprescindible”, señalan los legisladores.

Agregan que “como consecuencia de las graves falencias que presenta hoy el sistema judicial, entre ellas la ausencia de un genuino proceso de selección de Funcionarios y Empleados Judiciales basado en la capacidad técnica de los mismos; hoy, la “celeridad judicial, calidad en la decisiones judiciales y la independencia del poder judicial”, se ven seriamente afectadas”.

Para los diputados “la no aplicación de un régimen de concurso para la selección de profesionales a los referidos cargos da lugar a la arbitrariedad, donde la selección de personas para ocupar aquellos cargos, se lleva adelante sin tener razones claras y objetivas de selección apelándose a vínculos familiares, amistosos, profesionales y/o políticos, sin aplicarse criterios que evalúen la idoneidad del aspirante al cargo, atentando ello, contra el ingreso democrático e igualitario a cargos judiciales”.

“El Poder Judicial debería designar a su personal sobre la base de un procedimiento que garantice la igualdad de oportunidades y la selección por idoneidad. La selección por concurso pretende que los méritos de los postulantes se proyecten al logro de un servicio más eficiente; los más idóneos serán quienes se encontraran en mejores condiciones para resolver los conflictos en forma justa y rápida, brindando a los miembros”, agregan.

“No se puede seguir aceptando con resignación, la cultura de la selección arbitraria”, sostienen e indican que “el espíritu de la modificación que se propone, es garantizar el ingreso igualitario y democrático a la carrera Judicial, dotando al sistema de administración de justicia no solo, de hombres y mujeres de todos los sectores de la Sociedad, permitiendo nutrir al mismo de una adecuada pluralidad e independencia ideológico-político, sino también, lograr celeridad judicial y calidad en la decisiones judiciales”.