Homenaje a las enfermeras en su día, en la Cámara baja

En el punto homenaje de la sesión de la Cámara de Diputados, la diputada Mónica Zalazar, se refirió al Día de la Enfermera, que se celebra cada 21 de noviembre. Sus palabras contaron con la adhesión del presidente del cuerpo, Fernando Jalil, el diputado Rubén Manzi, y la diputada Marita Colombo, quienes también destacaron el loable trabajo que realizan a lo largo y ancho de la provincia.

“A nivel mundial, el Día Internacional de la enfermera fue promovido por el Consejo Internacional de Enfermería, se celebra cada 12 de mayo y conmemora el nacimiento de Florence Nightingale, considerada “fundadora” de la enfermería moderna.
Sin embargo, en Argentina tenemos nuestro propio Día de la Enfermería, el cual es celebrado cada 21 de noviembre.
De este modo, a diferencia del resto del mundo, se recuerda la fecha de 1953 en la que se fundó la Federación de Asociaciones de Profesionales Católicas de Enfermería, que nuclea a las enfermeras y enfermeros argentinos.
Hace 56 años, el Ministerio de Salud de la Nación también instituyó el 21 de noviembre como el Día de la Enfermería, en coincidencia con la festividad de Nuestra Señora de los Remedios, considerada patrona de la actividad.
Las enfermeras y enfermeros son profesionales de la salud al servicio de la comunidad, capacitados para prestar servicios en la prevención de las enfermedades, promoción, protección, y recuperación de la salud, así como en la rehabilitación ya sea individual, familiar y comunitaria. Es decir su capacitación es orientada en lo asistencial, administrativa, docente y de investigación. También poseen un gran sentimiento de protección aunado al profesionalismo y la calidez humana”, dijo Zalazar.
“En este punto resulta importante recalcar la labor de la enfermera, la cual no siempre es vista con la relevancia que corresponde. Las Enfermeras no solo trabajan para ayudar a prevenir enfermedades, para educar al público sobre asuntos de la salud, para mejorar la salud pública o para apoyar a los pacientes enfermos, tanto física, como mentalmente”, sostuvo.
Agregó además que “en los últimos años la carrera de Licenciatura en Enfermería logró alcanzar la acreditación por parte de la Comisión Nacional de Evaluación y Acreditación Universitaria (CONEAU), lo que significó un enorme avance en la mejora de la calidad de la enseñanza universitaria de los profesionales de enfermería, quienes representan la mayor proporción de la fuerza laboral del sistema sanitario de nuestro país.
A pesar de todo lo señalado, la escasez del personal de enfermería es una preocupación a nivel mundial y que se repite desde décadas atrás. Según datos del año 2017 de la Organización Mundial de la Salud (OMS), en el globo hay un enfermero por cada nueve médicos, cuando la proporción debería ser inversa”, dijo la legisladora.
“Argentina no está ajena al contexto internacional: el país tiene 2,21 profesionales por cada 1.000 habitantes, cuando el número señalado como ideal debería superar los 4 cada 1.000. En tanto que para el personal con calificación técnica o profesional la relación es de 0,56 por cada médico, aproximadamente la mitad del mínimo indicado por la Organización Panamericana de la Salud.
El problema se magnifica por su papel significativo para la salud.
En búsqueda de soluciones, la OMS insta a todos los países a dar prioridad al personal sanitario y poner en marcha un plan nacional para gestionarlo. Alienta a los gobiernos a invertir en los profesionales sanitarios que ya estén en ejercicio, para que se adapten a la evolución de las prioridades.
A nivel Provincial, en la última década, gracias a la sanción de la Ley N° 5268 se creó el Colegio Profesional de Enfermería, siendo este el resultado del esfuerzo realizado por enfermeros y enfermeras de nuestra provincia a lo largo de muchos años de desvelo, por lograr la creación del Colegio Profesional de Enfermería de la Catamarca y alcanzar una mejor calidad de vida para el pueblo de nuestra provincia”, dijo.
“Creo que es necesario el reconociendo a los profesionales de la enfermería ya que estos abarcan la atención autónoma y en colaboración dispensada a personas de todas las edades, familias, grupos y comunidades, enfermos o no, y en todas circunstancias. Su rol comprende la promoción de la salud, la prevención de enfermedades y la atención dispensada a enfermos, discapacitados y personas en situación terminal”, concluyó.