APRUEBAN ADHESIÓN A PROGRAMA DE ACOMPAÑAMIENTO PARA EGRESO DE JÓVENES SIN CUIDADOS PARENTALES

La Cámara de Diputados, que preside Fernando Jalil, aprobó en su segunda sesión ordinaria, un proyecto de ley a través del cual la Provincia de Catamarca adhiere en todas sus partes a la Ley Nacional Nº 27.364 y a su decreto reglamentario, de creación del Programa de Acompañamiento para el Egreso de Jóvenes sin Cuidados Parentales. La iniciativa parlamentaria pertenece a la diputada Adriana Díaz.

De acuerdo al proyecto, el Poder Ejecutivo Provincial deberá designar la autoridad de aplicación de la presente ley. La autoridad de aplicación deberá garantizar el cumplimiento de la presente norma mediante la creación de un área específica e interdisciplinaria que actúe en forma coordinada con los organismos de protección de la adolescencia o juventud competentes en cada jurisdicción. Además reglamentar la presente ley en noventa (90) días desde su promulgación. El proyecto fue fundamentado en el recinto por el diputado Ruben Manzi, quien brindó detalles sobre el particular.

El Programa de Acompañamiento para el Egreso de Jóvenes sin Cuidados Parentales, está destinado a adolescentes/jóvenes entre 13 y 21 años que carecen de cuidados parentales y que se encuentran alojados en hogares e instituciones especiales es decir, desvinculados de sus familias de origen o de sus referentes afectivos por haber sido dictada una medida excepcional de protección de derechos, ante causas como el abandono, el abuso o la violencia en su núcleo familiar.

Formar parte de este programa es una decisión voluntaria de el/la adolescente/joven pudiendo entrar o salir del mismo cuando ya no lo considere necesario para su plan de vida y así lo decida, en consonancia con el contenido en la Convención de los Derechos del Niño de 1989 adoptada por la Asamblea General de las Naciones Unidas e incorporada a nuestra Carta Magna con jerarquía constitucional en 1994, la Ley Nacional Nº 26.061 de Protección Integral de los Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes de 2005, la Ley Provincial Nº 5.357 de Protección Integral de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes de 2013 y el nuevo paradigma que establece el concepto de autonomía progresiva incorporado en el Código Civil y Comercial de la Nación, de acuerdo resalta la autora del proyecto en la fundamentación del mismo.

La legisladora se refirió en el recinto a lo que calificó “los datos duros”, sobre la temática y a los 3 dispositivos de alojamiento que tiene la provincia para los chicos sin cuidados parentales. Los últimos datos dan cuenta de que en los mismos estuvieron alojados 85 niños, 67 por ciento varones y más de la mitad por violencia, maltrato y abandono en el seno familiar. El 24 por ciento de ellos son menores de 13 años, señaló Díaz, entre otras estadísticas sobre el particular.

Dijo que el programa propone garantizar la plena inclusión y el máximo desarrollo personal y social, mediante dos procedimientos (herramientas) fundamentales: 1) el acompañamiento personal, que consiste enla asignación de un referente que acompañe al adolescente/joven para la toma de decisiones relativas a la salud, educación, empleo, vivienda, planificación financiera, formación ciudadana, tiempo libre, identidad, entre otros aspectos. Comprende además dos etapas, extendiéndose la primera desde los trece (13) años o desde el ingreso de la/el adolescente/joven al dispositivo de cuidado formal si éste fuera posterior, hasta el egreso del mismo a los dieciocho (18) años, y deberá realizarse en coordinación con el personal de los dispositivos de cuidado formal; la segunda etapa se extiende desde el egreso del dispositivo de cuidado formal hasta los veintiún (21) años de edad; 2) una asignación económica mediante la cual, el/la adolescente/joven obtendrá una percepción económica mensual a título personal a partir del egreso de los dispositivos de cuidado formal y una vez cumplidos los 18 años, y hasta los 21 años ( pudiendo extenderse hasta los 25 años si se encontrare estudiando), para apoyarlos en los gastos de sus estudios, o acceder a una vivienda donde vivir. Esta asignación es compatible con otros beneficios a los cuales las/los adolescentes/jóvenes sin cuidados parentales tengan derecho.