12 DE JUNIO: DÍA INTERNACIONAL CONTRA EL TRABAJO INFANTIL

En el punto Homenajes, de la cuarta sesión de la Cámara de Diputados, que preside Fernando Jalil, la diputada Monica Zalazar, se refirió al «Día Mundial contra el Trabajo Infantil», instituido por la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en 2002, “para concientizar acerca de la magnitud de este problema y aunar esfuerzos para erradicar esta realidad”.
“El 12 de junio de cada año tenemos la oportunidad de fomentar y coordinar iniciativas entre los gobiernos, las patronales y sindicatos, la sociedad civil, los medios de comunicación y muchos otros actores locales, en la lucha contra el trabajo infantil”, señaló la legisladora.
Comentó luego que “en 2015, los dirigentes mundiales adoptaron los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), que incluían un renovado compromiso para acabar con el trabajo infantil. Una de las metas del mismo hace un llamamiento a la comunidad internacional para “adoptar medidas inmediatas y eficaces para erradicar el trabajo forzoso, poner fin a las formas contemporáneas de esclavitud y la trata de seres humanos, y asegurar la prohibición y eliminación de las peores formas de trabajo infantil, incluidos el reclutamiento y la utilización de niños soldados, y, para 2025, poner fin al trabajo infantil en todas sus formas”.
“En nuestro país, se considera TRABAJO INFANTIL toda actividad económica y/o estrategia de supervivencia, remunerada o no, realizada por niñas y niños, por debajo de la edad mínima de admisión al empleo o trabajo (16 años). Priva a los niños, niñas o adolescentes de su infancia, su potencial y su dignidad, y es nocivo para su desarrollo físico y mental. Se refiere al trabajo que es física, mental, social o moralmente perjudicial o dañino para el niño; interfiere en su escolarización”, agregó. “En sus formas más extremas, el trabajo infantil implica niños, niñas o adolescentes que son esclavizados, prostituidos, separados de sus familias, expuestos a graves riesgos, drogas y enfermedades y/o abandonados a valerse por sí mismos en las calles de las grandes ciudades, a menudo a muy temprana edad”, dijo además la legisladora.
“En Argentina, se estima que cerca de 764 mil niñas y niños de entre 5 y 15 años realizaron al menos una actividad productiva según la «Encuesta de Actividades de Niños, Niñas y Adolescentes (Eanna)», 2016-2017, realizada por el Indec, lo que representa al 10% de los niños y niñas del país. Toma un total de 7.648.413 de chicos de esta franja etaria, aunque el límite son los 15 años.
La encuesta del Indec explica que la intensidad de la jornada laboral es un indicador que compite con el rendimiento educativo: entre los más chicos (5 a 15 años), 8,5% trabaja en poblaciones urbanas y 6,1%, en rurales, y desarrollan jornadas de 36 o más horas semanales. Entre los adolescentes de 16 y 17 años, la jornada de trabajo a tiempo completo se intensifica: algo más de uno de cada cuatro varones (26,3% del medio urbano y 26,6% del rural) equipara su tiempo de trabajo con el de un adulto ocupado a tiempo completo”.
“Las condiciones económicas que atraviesa nuestro país obligan, muchas veces, a las familias más vulnerables a que cada uno de sus integrantes deba participar en la tarea de asegurarse el sustento diario. Es allí donde debemos trabajar, utilizando todas las herramientas a nuestro alcance para garantizar cada uno de sus derechos, partiendo de los más básicos y fundamentales, como el derecho a alimentarse, a vestirse, a un techo”, manifestó Zalazar.
“Muchas veces escuchamos decir que los niños son el fututo, yo creo que los niños son el presente, niños sanos y felices, con oportunidades y en plena posesión de sus derechos… en libertad. Los niños no deben nunca dejar de serlo y, somos los adultos, sobre todo aquellos que ocupamos lugares públicos como representantes del pueblo, los que debemos trabajar incansablemente para ello”, concluyó la legisladora.